«Nueva» obligación de Registro horario de la jornada

Creo que no exagero si digo que el tema estrella en todos los centros de trabajo hoy ha sido la «nueva» obligación de Registro Diario de la Jornada de Trabajo.

Realmente la obligación no es nueva, al menos en sentido estricto, y podía derivarse de una interpretación amplia de la regulación contenida en el artículo 35 Estatuto de los Trabajadores.

En el caso de los contratos a tiempo parcial ya lo imponía claramente el artículo 35.5 del E.T., pero no estaba claro su aplicabilidad a los contratos a jornada completa. La Inspección de Trabajo así lo entendía y así lo entendió la Audiencia Nacional en el ya célebre «caso Bankia» (no el de las tarjetas Black, sino el del Registro de Jornada), Casos Bankia (4.12.2015), Abanca (19.2.2016) y Sabadell (6.5.2016), que entendió que la única manera de controlar los posibles excesos de jornada es, precisamente, con un registro obligatorio de la misma

Ello derivó una Instrucción de la Inspección, la 3/16, y una importante campaña de control de la misma, que los asesores y muchas empresas «padecimos» en 2016 y 2017, hasta que el Tribunal Supremo «aclaró» la situación en su Sentencia de 23 de marzo de 2017 volviendo a la posición inicial, es decir, que la obligación sólo existía para los contratos a tiempo parcial.

No obstante, la Audiencia Nacional llevó el caso al Tribunal de Estrasburgo (caso Deutsche Bank) y todo apunta que va a resolver ha resuelto (el 14 de Mayo de 2019) dando la razón a la Audiencia Nacional, porque el Abogado General de dicho Tribunal ha emitido este 31 de enero de 2019 un dictamen (que se suele secundar casi siempre por el Tribunal) en el que concluye que la normativa española se opone a la comunitaria por no proteger la seguridad y salud de los trabajadores al no poderse conocer la jornada ordinaria de trabajo que efectúan, a excepción de algunas categorías concretas.  Esta sentencia va más allá y supone que todos los Estados miembros de la Unión deben imponer a los empresarios la obligación de implantar un sistema objetivo, fiable y accesible que permita computar la jornada laboral diaria realizada por cada trabajador. 

Actualmente todo este debate que tan interesante nos parece a los juristas ha quedado superado por la reforma operada por el  RDL 8/2019

Toda la regulación que ha establecido y que tanta charla de café ha generado hoy es esta:

La empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que se establece en este artículo.

Mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, se organizará y documentará este registro de jornada.

La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y permanecerán a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.»

Además tipifica el incumplimiento y añade la pertinente sanción entre 626 y 6.250 €.

Son muchos los flecos que deja tan escueto artículo, y para intentar resolverlos el Ministerio de Trabajo ha publicado una guía en la que contesta algunas preguntas y, en mi opinión, añade mucho de «su cosecha».

El RDL daba de plazo hasta ayer 12 de mayo, y como españoles que somos parece que lo aprobó el Consejo de Ministros de este viernes. No nos engañemos, hasta que no hay sanción nadie se pone las pilas… Y para dar ejemplo la norma se aprobó en marzo, entró en vigor el 12 de mayo y el Ministerio publica una guía el 13 de mayo. Y la Ministra dice que «las empresas no se lo han tomado en serio y lo han dejado para el último día». No como el Ministerio, manda…

En dicha reforma el Gobierno ha sido poco ambicioso para unos y temerario para otros. En mi opinión ha sido muy razonable, y da un primer paso que era necesario y que, ademas de reforzar los derechos de los trabajadores, de no tomarse, hubiera derivado en el bochorno de vernos obligados por Bruselas. Como muestra de que ha sido un primer intento es que había una proposición del PSOE que decía: la jornada de cada persona trabajadora se registrará día a día. Este registro de jornada será diario y deberá incluir el horario concreto de entrada y salida de cada persona trabajadora.

La actual norma sólo obliga a registrar la jornada concreta, a guardar los registros durante 4 años y a tener dichos registros a disposición de los trabajadores, de sus representantes y de la Inspección.

Punto y final (por el momento, que esto es solo el primer paso).

  • No hay que entregar al trabajador los registros pero deben estar «a su disposición», así como de sus representantes y de la Inspección. Lo de entregar los registros el ET solo lo pone de los contratos a tiempo parcial («A estos efectos, la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando copia al trabajador, junto con el recibo de salarios, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementarias a que se refiere el apartado 5.«) y de las horas extraordinarias. El Ministerio de Trabajo, en su guía opina que no es preciso entregarlo en los contratos a tiempo completo. Aquí no se extralimita, bravo. Señala la guía que «debe entenderse, por razones de seguridad jurídica, que la permanencia a disposición no implica la obligación de entrega de copias, salvo pacto expreso en contrario, ni debe entregarse al trabajador individual copia de su registro diario, sin perjuicio de facilitar su consulta personal«.
  • Pero no todo iban a ser alegrías, añade «que los registros “permanecerán a disposición” debe interpretarse en el sentido de estar y permanecer físicamente en el centro de trabajo, o ser accesibles desde el mismo de forma inmediata» con el fín de evitar que se rellenen después de la Inspección a conveniencia. Creo que nuevamente el Ministerio pretende hacer de legislador y añadir requisitos que la ley no pone, y perfectamente podía haberlo hecho.
  • No obliga a fichar y menos a poner una máquina para eso. Con llevar un registro en papel es suficiente. No obstante es muy recomendable hacerlo, o, mucho mejor usar una app online de las muchas que hay en el mercado.
  • No establece un método específico, pero sí obliga a tener alguno. La ministra de Trabajo y la propia Inspección han clarificado que, al menos al principio, no se va a sancionar si la empresa está trabajando en implantar un sistema. Como no haya ni sistema ni intención la multa es segura…
  • El Ministerio, en su guía especifica que debe «proporcionar información fiable, inmodificable y no manipulable a posteriori, ya sea por el empresario o por el propio trabajador. Para ello, la información de la jornada debe documentarse en algún tipo de instrumento escrito o digital, o sistemas mixtos, en su caso, que garanticen la trazabilidad y rastreo fidedigno e invariable de la jornada diaria una vez de registrada.«. Aquí creo que se extralimitan, aunque supongo dirán que es un requisito implícito. Los Tribunales nos dirán si tiene o no razón.
  • No establece una periodicidad mínima de apunte . No es imprescindible hacerlo al día (sí en los parciales pero eso ya era anterior a la reforma y no se había liado tanto), aunque sea recomendable, ni tan siquiera a la semana. No obstante el Ministerio de Trabajo en su guía dice que «se debe llevar a cabo día a día«, aunque me parece una interpretación extensiva de un texto que no llega a tanto y ahí tenemos el texto de la proposición que hizo el PSOE («La jornada de cada persona trabajadora se registrará día a día«) que en su redacción definitiva se omite y sólo habla de «registro diario» que se parece pero no es exactamente lo mismo que «día a día», porque se puede hacer a posteriori y sigue siendo diario. Indudablemente, ante una Inspección, si no se lleva al día puedes tener muchos problemas, pero si se lleva a la semana o al mes y se lleva bien puede ser suficiente para cumplir con la norma. En cualquier caso, y como siempre en el ámbito laboral, habrá que estar a cada caso concreto y a cómo el concreto sistema de registro (dejado deliberadamente en blanco por la reforma por no pasarse de frenada) permite o no cumplir esa obligación que impone («la empresa garantizará«).
  • Los autónomos, personal de alta dirección y similares no están obligados a registrar su jornada; sólo faltaba…
  • En cuanto a los descansos y pausas y toda la problemática de los comerciales, trabajos fuera de la oficina está casi todo por decidir y ni siquiera el Ministerio se ha atrevido a mojarse. Los tribunales lo irán delimitando, hasta que el legislador acometa el toro, si es que lo hace.

Si no tienes nada, al menos usa un excel, cumplimentado en modo digital o imprímelo y rellénalo a mano diariamente (muy recomendable) o mínimo semanal y que los trabajadores lo firmen y guárdalo «a mano».

Si no tienes ninguno te dejo uno muy rudimentario para que tengas algo.